close
close

Estrategia

Metodología y técnicas de gamificación

31 agosto 2016

La gamificación nos ha acompañado durante años sin saberlo. Hace referencia a todo lo relacionado con la utilización de los juegos fuera del ámbito de estos, en entornos dispares. Ahora su metodología y técnicas son estudiadas y perfeccionadas para conseguir mejores conversiones o un mayor rendimiento.

La gamificación o ludificación es uno de los métodos que más ha crecido en su utilización en los últimos tiempos para conseguir engagement (compromiso, implicación, etc.) por parte de nuestros clientes y usuarios. Los bajos costes de ejecución hacen que muchas empresas recurran a ella para convertir usuarios en clientes o para fidelizar a los que ya lo son.

Sin embargo, algunas técnicas de gamificación necesitan de metodología y creatividad a partes iguales para provocar que el juego se convierta en viral y no todo el mundo lo consigue.

¿Qué es la gamificación?

La gamificación consiste en utilizar técnicas propias de los juegos para conseguir que las personas desarrollen una labor o consigan un objetivo en un contexto diferente al del propio juego.

Durante muchos años estos métodos han resultado totalmente satisfactorios para introducir conceptos nuevos y tareas en estudiantes. Tal es el resultado que poco a poco se ha ido introduciendo en el mundo de la empresa. Primero para conseguir que los empleados desarrollen su trabajo con plenas garantías de éxito y una actitud más positiva y más tarde para conseguir ese ansiado engagement y conversión en clientes.

¿Cómo es el ciclo de gamificación?

Consta de 4 pasos o estados por los que el usuario va discurriendo hasta que alcanza el objetivo.

¿Cómo es el ciclo de gamificación?

Paso 1: Motivación

Se debe crear una motivación para conseguir que los usuarios entren en el juego. La motivación puede ser la propia recompensa, visibilidad, estatus, etc.

Paso 2: Acción

El jugador o usuario realiza la acción necesaria para poder llegar a esa recompensa. Dependiendo de la creatividad con la que se realice la motivación, la acción será más o menos viral.

Paso 3: Recompensa

Es el momento en el que el usuario recibe su recompensa. Esta recompensa debe ser, no sólo como se ha ideado en la motivación, sino como se ha imaginado el jugador que sería. Por eso, no hay que crear falsas expectativas ni dejar que los jugadores crean cosas que no son, ya que se puede conseguir un efecto viral en negativo.

Paso 4: Logros

Es el sentimiento de bienestar que se provoca en el jugador al alcanzar esa meta y obtener la recompensa esperada. Esto hace que su motivación sea adicional y volvamos al paso inicial. En el ámbito del marketing sería un cliente fidelizado.

Técnicas de gamificación

Veamos ejemplos de técnicas de gamificación, según el contexto en el que se aplican:

Técnicas de gamificación

Laboral

Dentro del ámbito laboral se pueden utilizar técnicas de gamificación para conseguir un buen ambiente laboral. Se ofrece a los trabajadores un reto a modo de juego y conforme van consiguiendo ese reto van obteniendo una serie de recompensas. De esta forma entre ellos se animan a seguir adelante y se crean competiciones internas.

El ejemplo más claro lo encontramos en empresas donde el departamento comercial es el que tiene más peso específico. Así los comerciales van alcanzando retos conforme crecen sus ventas, teniendo un personal más motivado, más efectivo y más productivo.

Comercial: Nuevos usuarios

Son las técnicas utilizadas por empresas que quieren conseguir una audiencia extra. Lo normal es hacerlo con un descuento en un producto o mediante un sorteo. Para ello se pide una interacción por parte del usuario.

Actualmente la mayor parte de estas técnicas se desarrollan en redes sociales, sobre todo en Facebook. Se plantea un juego o un sorteo y se invierte un presupuesto para conseguir que el juego llegue a otras personas que no te conozcan y que puedan convertirse en seguidores. Al final del juego o sorteo tendrás seguidores nuevos que no te habrían seguido a no ser por el reto planteado.

Comercial: Engagement

Cuando tratamos de fidelizar no hay nada mejor que ofrecer una motivación adicional a un usuario que lleva mucho tiempo con nosotros. De esta forma no sólo conseguimos que no se vaya, sino que además hacemos que ese usuario se convierta en embajador y prescriptor de nuestra marca.

Una forma de poder hacerlo podría ser mediante un concurso para todos los clientes que hayan superado el año de antigüedad y no hayan realizado alguna compra en los últimos meses. Se plantea una estrategia para que realicen alguna acción y como resultado obtienen una recompensa complementaria. De este modo conseguimos que usuarios “casi inactivos” recuperen la actividad con técnicas de gamificación.

Comercial: Visibilidad

El objetivo de esta técnica es conseguir una mayor visibilidad de la empresa respecto a una audiencia que no tienes. Es diferente a conseguir nuevos usuarios, ya que el objetivo es que lo vea el mayor número de personas posibles.

Un evento de marketing online es perfecto para implantar esta técnica. En la mayoría de ellos se visualizan los datos y estadísticas de los usuarios que más han comentado el evento en redes sociales, que más veces han compartido un contenido o que han realizado una acción. ¿Por qué? Unos lo hacen de forma altruista, sólo porque sí o por conseguir ellos mismos también visibilidad. Otros lo hacen porque el que más comparta puede obtener un premio.

Educación

Son las técnicas más antiguas de gamificación. Se trata de ofrecer un contenido lectivo en base a un juego. La parte lúdica puede servir para facilitar la comprensión de un conocimiento, potenciar alguna capacidad o gratificar alguna actuación. Utilizando estas técnicas se suele conseguir una mayor motivación por parte del alumnado.

¿Qué no son técnicas de gamificación?

Juegos como premio

No se puede tratar como una técnica de gamificación una campaña en la que la recompensa es un juego. Por ejemplo, un sorteo en el que se regala una licencia para jugar a algo o un objeto de Pokémon GO.

Incluir un producto real en un videojuego

No se puede considerar tampoco gamificación este tipo de estrategias en las que se incorpora un producto en un videojuego, ya que el ambiente en el que se encuentra ya es lúdico por sí mismo. Imaginemos que estamos jugando a un juego de fútbol y aparece publicidad de productos reales. Esto tampoco sería considerado gamificación.

Utilizar el lenguaje visual de los videojuegos en algo creativo

Por mucho que se utilice un lenguaje similar al de la industria del videojuego no por ello es gamificación. Ya que para que lo sea debe cumplir los 4 pasos anteriormente comentados.

Hacer un negocio con una empresa de software de entretenimiento

Por ejemplo Pokémon GO no es una técnica de gamificación, ya que es un juego. Si bien es cierto que se consiguen situaciones como conseguir que miles de jugadores salgan a la calle a cazar pokémon y, por tanto, se pueden realizar acciones de marketing ligadas al juego.

Hacer de cualquier cosa un juego

Podemos cometer el error de jugar en todo momento y no todo es jugable. La gamificación tiene su tiempo de estudio y creatividad. No es sencilla.

La gamificación se está utilizando desde hace años pero es ahora, con el auge de las redes sociales, cuando se está empleando mucho más en el marketing online por parte de las empresas, creando situaciones de interés tanto para ellas como para sus clientes. Se trata de una técnica que convierte muy bien si se hace en base a una metodología de trabajo. De no ser así, no se conseguirán los resultados esperados.


Suscripción a Newsletter

Conoce las últimas novedades sobre
Comercio Electrónico y Marketing
Digital en la Región de Murcia

Otros recursos interesantes para tu estrategia online

Suscripción a Newsletter

Conoce las últimas novedades sobre
Comercio Electrónico y Marketing
Digital en la Región de Murcia